lunes, 1 de mayo de 2017

Cine de mierda

Si realizas una encuesta sobre grandes películas del cine clásico, pues saldrán muchas películas como Lo que el viento se llevñoEl mago de OzLos diez mandamientos, y un largo etcétera. Es posible que si os preguntan a vosotros, pues hablaréis de estas o de otras películas también clásicas, aunque de otras temáticas. Pero hay otro cine, del cual no suele hablarse demasiado, pero que está ahí. Es esa clase de películas que, de lo malas que son, en ocasiones son hasta buenas. A su manera, claro está.


En este caso, la lista de películas puede ser incluso más larga de lo que mucha gente puede llegar a imaginar. Para bien o para mal, son de esa clase de películas que uno no puede encontrar en las cada vez más escasas tiendas que hay de venta de películas, y es posible que, en algunos casos, también será bastante complicado el hecho de encontrarlas incluso por internet. Hablo de películas como The Apple o Starcrash 2, uno de cuyos protagonistas es nada menos que David Hasselhoff, el que fuera protagonista principal de El coche fantástico y uno de los principales de Los vigilantes de la playa.


Pero, para bien o para mal, esta clase de películas no suelen ser demasiado publicitadas. Por fortuna, tenemos a gente como los del blog Vicisitud y Sordidez, al cual podéis acceder si pincháis aquí. Uno de sus apartados (sin duda, mi favorito) es aquel en el que analizan películas que ningún cine de este país mínimamente serio aceptaría proyectar en ninguna de sus salas, ni siquiera en su versión golfa a la una de la madrugada.


Gracias a este apartado, al menos en mi caso, he podido descubrir películas que, como he dicho al principio, algunas, de tan malas, y después de varios visionados, podrías acabar incluso cogiéndoles algo de cariño. En fin, y vosotros ¿conocéis alguna otra película para introducir en esta lista?


La guerra contra el cáncer

Que la salud de las personas es un negocio para diferentes multinacionales no es ningún secreto. Todavía recuerdo ciertas palabras que dijo un directivo de cierta compañía farmacéutica no hace tantos años, las cuales eran algo así como que "nosotros hacemos medicamentos para aquellos que puedan pagárselos". Esa es una de las razones por las que las llamadas enfermedades raras apenas se investigan: No salen rentables. Sí que salen rentables, por el contrario, enfermedades como el sida o el cáncer, las cuales son padecidas por millones de personas en todo el año. Es difícil hoy en día no conocer a alguien que haya padecido o que padezca alguna de estas dos enfermedades. Yo mismo he tenido dos antecedentes en mi familia. Desgraciadamente para los grandes laboratorios y centros médicos, las investigaciones se han convertido en una parte importante del negocio. Veamos hasta qué punto se han puesto en serio en la guerra contra el cáncer.